12 dic. 2010

Chicken Tikka Masala

En los meses que viví en Edinburgh, una vez a la semana (yo diría que incluso 2 por semana) solíamos comer o cenar Pollo Tikka Masala. Al principio lo solíamos pedir a un restaurante indio que había al lado de casa, pero descubrimos que en los supermercados de allí (Sainsbury) vendían comida india precocinada y además no tan picante cómo en el restaurante.

Lógicamente aquí es mucho más difícil de encontrar esto, así que el sábado por la noche, en un arrebato de nostalgia, me lancé y decidí cocinar yo misma el Tikka Masala. ¡Cocinarlo fue fácil y el resultado un éxito! 



INGREDIENTES (para 4 personas):
  • Pollo (unos 500 gramos, yo usé 2 pechugas, pero puede ser cualquier parte del pollo)
  • Cebolletas (2 o 3)
  • 2 dientes de Ajo
  • 400 gramos de tomate triturado
  • Cardamomo (1 cucharadita de café)
  • Canela molida (1/4 de cucharita de café)
  • Garam masala (1 o 2 cucharadas; yo no encontré esta especia, así que usé una mezcla de especias marroquís que sabían exactamente igual!)
  • Pimienta cayena
  • Azúcar moreno fino (1 cucharadita de café)
  • Nata para cocinar (200 ml)
  • Almendras (al gusto)
RECETA:
  1. Troceamos el pollo, sal-pimentamos y hacemos unos cortes con la punta de un cuchillo para que penetren bien los sabores.
  2. En una sartén ponemos un chorrito de aceite y una pizca de pimienta cayena. A fuego fuerte freímos el pollo y lo reservamos.
  3. Por otro lado, cortamos la cebolleta en trocitos pequeños y finos y machacamos los dientes de ajo.
  4. En otra sartén, ponemos a pochar la cebolleta con el cardamomo y cuando esté dorada añadimos los dientes de ajo. Rehogamos hasta que el ajo esté dorado y añadimos el tomate. Tendremos que dejar cocer, a fuego lento, la salsa un rato, hasta que el tomate quede espeso. (¡Cuidado con el efecto volcán del tomate!)
  5. Cuando la salsa quede espesa añadimos un 1/4 de cucharadita de canela molida, 1 o 2 cucharadas de Garam masala, 1/2 cucharadita de Pimienta cayena (se puede variar la cantidad si lo queremos más o menos picante) y 1 cucharadita de azúcar moreno fino. Mezclamos bien y rehogamos durante un par de minutos.
  6. Añadimos ahora la nata y las almendras, mezclamos bien hasta que la salsa tome un color anaranjado uniforme. 
  7. Finalmente añadimos los trozos de pollo y cocemos a fuego lento hasta que el pollo quede caliente. Y se sirve con arroz basmati.

Si la salsa os queda demasiado picante (como me pasó el sábado) os recomiendo añadirle un yogur griego. Suaviza mucho el sabor y mantiene el espesor de la salsa.

Se que hay muchas otras formas (más complicadas) de cocinar esta receta. Probablemente no se haga así. Yo esta receta en particular la encontré en la red y, como me pareció fácil, me decidí a hacerla. ¡Os animo a que la probéis! 

¡Nos vemos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario